Pescado blanco o pescado azul

boqueron

Pescado blanco o pescado azul

El pescado es rico en proteínas, necesarias para formar y mantener órganos, tejidos y nuestro sistema de defensa contra infecciones y agentes externos. También es rico en vitaminas (A, D, E y del grupo B…) y minerales (yodo, hierro, fósforo, flúor, magnesio, calcio, sodio, potasio) necesarios para regular todos los procesos que tienen lugar en nuestro organismo.

Podemos distinguir principalmente entre pescado blanco y azul, y estas son las características y diferencias básicas entre ellos:
Los pescados azules, tienen entre un ocho y un quince por ciento de materia grasa intramuscular, es mucho, aunque al ser en su mayoría grasa poliinsaturada, esta posee múltiples beneficios para el organismo. Influye en la coloración de la piel otorgándole un tono azulado el vivir en aguas muy frías y superficiales. Para identificarlos de un modo más sencillo, fíjate en su cola, los azules la tienen en forma de flecha. Algunos de los pescados azules que encontrarás en el mercado son: sardina, salmonete, atún, salmón, trucha, bonito, pez espada, rodaballo, caballa, anchoa o boquerón, palometa, anguila, arenque, carpa y jurel.

Los pescados blancos contienen entre un uno y un tres por ciento de grasa, por lo que son más digestivos y tienen menos calorías por ración que los azules. Para diferenciarlos, mira su cola, su borde será recto. Si quieres comer pescado blanco, elige entre: gallo, lenguado, merluza, bacalao, cabracho, pescadilla, rape.

La diferencia básica entre los dos es el contenido de grasas de cada uno de ellos, sobre todo, omega 3 que se consideran grasas esenciales porque nuestro cuerpo no las produce y sólo podemos obtenerlo mediante lo que comemos. El pescado azul puede ofrecernos mayor cantidad omega 3, pero mayor contenido proteico junto al mayor aporte graso que caracteriza al pescado azul, son responsables de su superior aporte calórico con respecto al pescado blanco.

Ambos tipos de pescado ofrecen proteína de calidad y minerales y vitaminas que nuestro cuerpo necesita para funcionar adecuadamente, pero podemos generalizar diciendo que el pescado azul es más concentrado en cuanto a nutrientes.

Como podemos ver, hay gran variedad de pescados a nuestra disposición y hay muchas diferencias nutricionales, por eso, después de todo el análisis vosotros pensarais, ¿con cuál me quedo?

La clave está en incluir de ambos tipos de pescados a nuestra dieta, pues como recientemente recomendó la OCU, en la variedad encontraremos mayores beneficios, ya que obtendremos diversidad de nutrientes y reduciremos los riesgos de caer en excesos, no sólo de calorías, sino también, de sustancias tóxicas que pueden acumularse en algunos ejemplares, como por ejemplo, el mercurio que suele estar presente en los pescados azules de mayor tamaño.

Entonces, aunque es importante que conozcamos las diferencias entre pescado azul y pescado blanco, para cuidar la salud es importante incluir de ambos tipos a nuestros platos, recordando siempre que la ingesta de pescado unas 3 veces semanales o más, siendo al menos una de ellas pescado graso o azul, nos permitirá acceder a saludables nutrientes para nuestro organismo.